Tratamiento no quirúrgico

Botox

La toxina botulínica o botox® se utiliza para relajar temporalmente los músculos de la mímica facial eliminando arrugas y previniendo la aparición de futuras líneas de expresión. Los resultados son naturales, logrando una mirada descansada y rejuvenecida.

Se aplica de forma segura y prácticamente indolora en la frente, entrecejo, alrededor de los ojos (patas de gallo) y nariz. Se realiza en consultorio, dura 15-30 min y se puede retomar la actividad habitual ese mismo día.

La toxina botulínica también inhibe la secreción de las glándulas sudoríparas convirtiéndose en un excelente tratamiento para aquellos pacientes que transpiran excesivamente, tanto en axilas como en manos y pies.

Los resultados comienzan a verse a las 48-72 hs aumentan en forma progresiva y es máximo a los 15 días. El efecto dura entre 4 y 6 meses.