Tratamiento quirúrgico

Cirugía de mamas

Reducción


La reducción mamaria está indicada en mujeres cuyas mamas son grandes, péndulas o desproporcionadas con el resto del cuerpo, especialmente cuando se asocia a problemas de la columna como dolor cervical o de espalda, a problemas posturales o a irritación en los pliegues submamarios. O simplemente por una cuestión estética.

Puede ser un procedimiento ambulatorio o requerir un día de internación. Bajo anestesia general o sedación profunda se realizan incisiones alrededor del pezón y en forma de T invertida ubicando la incisión mas larga en el surco submamario. Se reseca grasa, glándula y piel y se moldea la nueva mama más pequeña y proyectada. La areola (piel oscura que rodea el pezón) también se achica y se coloca en una posición más alta.
El resultado final es de unas mamas más chicas, levantadas y más firmes.

Las cicatrices, aunque se oculten con el corpiño, son amplias y permanentes. Inicialmente rojas y algo elevadas, con los meses se van aplanando y aclarando hasta hacerse poco visibles. Los puntos se retiran entre las 2 y 3 semanas. La actividad habitual se retoma en dos semanas y la actividad física mas intensa a las 4 semanas.